Unimos dos de los puntos más dinámicos e importantes del panorama tecnológico

De un lado Barcelona, considerada la capital del sur en el Mediterráneo y del otro Dublín, también llamada el corazón tecnológico europeo y actualmente uno de los destinos más importantes para los inversores de tecnología procedentes de Estados Unidos.