Invertir en startups con vocación internacional y con producto viable en el mercado.

Desde hace varias décadas, Irlanda se ha convertido en un país atractivo para la inversión extranjera directa. En concreto, desde hace unos años, es la base global que algunas de las corporaciones más grandes del mundo han elegido para sus negocios a la vez que, las grandes firmas de inversión tecnológica se vuelcan continuamente en impulsar startups que residen o pasan por aquí. Esa inversión genera más trabajos per càpita en Irlanda que en cualquier otro país de la Unión Europea. En lo que llevamos de año, no hay ningún país europeo que pueda decir que ha recibido más capital riesgo que el acumulado en el Tigre Celta.

Conocemos los espacios de inversión y las firmas que mejor trabajan en ese ámbito. Nuestro equipo ha aprendido cual es el patrón a seguir y el modelo de inversión a realizar cuando hablamos de startups. Aquí se celebran los eventos más importantes de Europa para que esas empresas en sus fases iniciales se den a conocer a inversores norteamericanos sobretodo. Son muchas las grandes compañías que tienen sede aquí. Pero no tan solo son sus Headquarters, también son sede de los firmas de inversión con los que ellos trabajan.

En ese contexto nos planteamos hace unos meses la idea de crear un Venture Capital, un vehículo para invertir en aquello que consideramos tremendamente rentable a medio plazo y que diera respuesta fácil a quienes, por lejanía o desconocimiento, no puedan entrar en este mercado tan nutritivo. Eso es Idodi Venture Capital, con sede en Barcelona y Dublín y que está destinado a micro inversores que quieran no arriesgar mucho pero sí participar de un escenario de inversión impresionante y tan atractivo.

Sin embargo, no buscábamos que se tratara sólo de una sociedad irlandesa, si no lo que intentamos estimular es  la internacionalización de proyectos que nacen en España. De eso va también Idodi Venture Capital, de traer, de lograr que vengan con garantías y para exponer su proyecto a lo que se conoce, y aquí eso es real, como el Silicon Valley europeo. A muchos lugares se les llama Silicon Valley, sobre todo cuando se acercan elecciones, pero sólo aquí se puede listar a las mayores tecnológicas del mundo y visitarlas en una sola jornada pues están en pocos kilómetros cuadrados. Irlanda ocupó el puesto 10 a nivel mundial por la cantidad de trabajos creados en el área de tecnológía en un estudio realizado por IBM resaltando el papel de la inversión extranjera directa para ello.

En España hay talento, proyectos que con algo de impulso podrían estar en condiciones de enfrentarse a los grandes players de su sector. Desde España han triunfado grandes startups. Eso es real, pero son miles las que se quedan en la sala de espera del éxito. Cada dia llegan a los coworkings, aceleradoras u oficinas cercanas a la nuestra en Dublín, startups francesas, alemanas, italianas, británicas incluso, pero pocas españolas. Los grandes foros de inversión se vuelcan en ellas y vemos cómo en pocos meses se lanzan, acompañados por fondos normalmente americanos, a la conquista del mercado mundial y especialmente norteamericano.

El gran capital riesgo norteamericano invierte más en startups ubicadas en Irlanda que en ningún otro lugar de Europa. Una gran opción de hacer ‘exits’ de gran valor a medio plazo en cualquier participada que pase por ahí. Parece que 2015 y 2016 serán los mejores años para este sector en Irlanda, así lo permite identificar la cantidad de capital americano que se maneja en los foros a los que asistimos. Tanto en volúmenes de inversión como en captación de nuevos fondos es el momento.

Entonces ¿porqué no unir ambas opciones? Una sociedad inversora localizada en España, que invierta en startups españolas mayoritariamente y en cuya estructura, ADN u hoja de ruta esté el pasar y crecer en Irlanda. Al frente de nuestro equipo y dirigiendo el proyecto estará Carlos Guerrero, miembro de Fornesa Abogados y director de Sitka Capital que ha logrado situar un vehículo de microinversores como uno de los más activos en España en los últimos años. Por otro lado Josep Mora un experimentado economista conocedor de los modelos de inversión tradicional vinculado a GVC y que permitirá profesionalizar mucho el como se explica el plan de inversiones y sus resultados mensualmente.

El resto del equipo en España lo forman Oshcar Vidal de Idodi Only Different Ideas y Miguel Lobón también de Fornesa Abogados.

En Irlanda se encuentra Marc Vidal quien lleva dos décadas de experiencia emprendiendo e invirtiendo en empresas tecnológicas, y considerado actualmente una de las personas más influyentes en el sector de Internet en España.

A parte de ellos, en España contamos con casi una decena de ‘advisors’ que nos ayudarán a la localización de buenos proyectos donde participar e invertir. Nuestra vinculación con aceleradoras como Conector nos da una posición privilegiada para localizar esas startups con alto potencial internacional y de crecimiento.

En Irlanda, tenemos vínculos con el Ireland Enterprise, el Digital Hub, una decena de entidades públicas y privadas con las que Marc Vidal ha trabajado hace años, y a los mejores gestores y expertos legales para que nos ayuden en el entramado legal irlandés cuando se produzcan los saltos a este mercado desde España. Actualmente el vehículo está formado por capital español e irlandés pero es una sociedad con sede fiscal en España que invierte indistintamente en startups españolas e irlandesas, gracias a la dualidad residente de los miembros.

¿Porque invertir una pequeña cantidad en un pledge fund y no directamente en una startup? Es una opción como otra. Recomendamos hacer las dos cosas y diversificar. Obviamente invertir en un vehiculo de inversión así tiene menos ‘riesgo’ que hacerlo solo en una startup, pues el vehículo en si se encarga de repartir tu inversión en diferentes empresas. Si una de ellas logra un gran éxito y el resto no, te beneficias en la proporción establecida, algo que no sucede cuando sólo inviertes en una startup y esta no logra los objetivos esperados.

IVC es una firma independiente española e irlandesa que invierte en startups tecnológicas en fases iniciales. Es el único Venture Capital que conecta el ecosistema emprendedor español e irlandés y que proporciona de esta manera un ámbito internacional a su portfolio de inversiones.

Significa una diversificación eficiente y sencilla de la inversión al invertir en todas nuestras participadas a la vez y vinculados al escenario internacional claramente. Un potencial en la selección de proyectos innovadores al tener unos contactos de primer orden dentro del ecosistema español e irlandés que nos permiten conocer de primera mano cuales son las mejores oportunidades del mercado en cada momento. Un equipo multi sectorial, internacional y con amplia experiencia inversora en este tipo de vehículos de inversión y una selección de proyectos realizada por un comité de expertos profesionales que valoran en cada momento cada una de las oportunidades de negocio que se nos plantean.

Por eso, si quieres invertir en un vehículo de inversión especializado en startups, cuyo patrón es la búsqueda, localización, asesoría, acompañamiento y exposición en la combinaciónEspaña e Irlanda para rentabilizar en la suma de estos factores, este es el tuyo. La entrada es de las llamadas micro inversión, es decir, el ticket mínimo es excepcionalmente asequible. Ponte en contacto con nosotros y te informaremos de ello.